Un concierto sorpresa

Ocurre todos los días. En la calle, en una estación, en un restaurante, alguien rompe a cantar o a tocar un instrumento para ganar unas monedas. La situación es cotidiana y la música da color, por unos segundos, a una rutina más bien gris. Y aunque muchos intérpretes callejeros tengan indudable talento y técnica, por lo general las prisas en los desplazamientos urbanos impiden que el público se detenga a degustar su arte. Así ocurrió con el célebre violinista Joshua Bell, que tocó de incógnito durante tres cuartos de hora su valioso Stradivarius en una estación de metro de Washington,  como parte de un experimento del diario The Washington Post. Tres días después de llenar el Boston Symphony Hall apenas consiguió que se detuviera momentáneamente alguna de las más de mil personas que pasaron delante de él. Por cierto, Bell consiguió un total de 32 dólares, la tercera parte del precio de la entrada de su recital en Boston.

Chacona de la Partita número 2 en Re menor BWV 1004 de Johann Sebastian Bach. Joshua Bell (violín)

 La belleza pasa desapercibida Noticia sobre la intervención de Joshua Bell publicada en el diario español “El País” el 9 de abril de 2007  

Un extracto del documental BACH & friends en el que Joshua Bell interpreta y comenta la Chacona de la Partita nº 2 de Bach (la misma obra que se escucha en el video del metro) 

Pero hay algunas ocasiones en que la actuación musical es fácilmente percibida como algo extraordinario (en su sentido literal de fuera de lo ordinario, de lo cotidiano) por reunir una serie de características entre las cuales no siempre la excelencia artística es la principal.

Desde hace pocos años ha proliferado el fenómeno del flashmob o “multitud instantánea”, una acción organizada que consiste en que un grupo de personas (cuantos más, mejor) frecuentemente convocadas por redes sociales y a menudo sin conocerse entre sí, se reúne en un espacio público (una plaza, una estación de tren, un centro comercial…) y realiza un acto colectivo inusual para dispersarse después rápidamente. Las actuaciones van desde congelar el movimiento a realizar una batalla de almohadas o una coreografía. El flashmob original tiene sentido exclusivamente lúdico, si bien ahora es frecuente que se realice con fines reivindicativos o incluso publicitarios. A partir de los elementos de este movimiento se vienen realizando actuaciones de grupos organizados (no ya improvisados o convocados por redes sociales) por lo que los puristas no lo considerarían un verdadero flashmob.

También los colectivos musicales se han sumado a esta particular forma de contacto con el público, existiendo en internet numerosos ejemplos de orquestas, coros y otras agrupaciones que realizan un flashmob (admitamos el término como genérico) con diferente objetivo: conmemorar un aniversario o celebración internacional, dar a conocer un festival, acercar la música culta al público etc. La efectividad de estas actuaciones reside, más que en la propia interpretación, en la reacción del público, no condicionada por el acto social y el comportamiento estereotipado que implica la asistencia a un “templo de la música” como un auditorio o teatro de ópera: emoción, asombro -rara vez indiferencia- y reacciones más primarias (inaceptables en el contexto habitual de la llamada música clásica) como dar palmadas, corear o bailar.

Veamos el primer ejemplo. Se trata de un spot que publicita una emisora de radio de música clásica, a partir de una actuación en el metro de Copenhague (Dinamarca) de la orquesta Copenhagen Phil (Sjællands Symfoniorkester) que interpreta un fragmento de “La Mañana” (Suite Peer Gynt) del noruego Edvard Grieg (1843-1907). En rigor, aunque se inspira en los flashmob y los pasajeros son realmente sorprendidos, se trata de un video guionizado y el audio no parece corresponder al sonido ambiente.

Si bien en estas actuaciones musicales de grupos establecidos se sacrifica necesariamente uno de los elementos esenciales de los flashmob originales, la improvisación, sí se mantienen algunas características que podemos resumir y nombrar como “sorpresa”, “descontextualización”, camuflaje” y suma”.

Sorpresa: la realización de la actuación no debe ser anunciada de ninguna manera. El público es un invitado aleatorio que se encuentra con el suceso de forma accidental.

Descontextualización: la música se interpreta fuera de su contexto habitual (el auditorio), en lugares públicos, generalmente de tránsito, como estaciones de metro, mercados…

Camuflaje: Se pretende pasar desapercibido hasta el momento mismo de iniciar la actuación (o sumarse a ella). Por ello vemos orquestas sin uniformar o cantantes caracterizados como limpiadoras, camareros…

Suma: El efecto del flashmob musical se potencia con la elección de un repertorio que permita la suma paulatina de elementos: solista, dúo, sección, tutti. De ese modo, el factor sorpresa se incrementa con un crescendo de efectivos musicales que, hasta su intervención, permanecen ocultos a la vista o mezclados con los espectadores. Un ejemplo de obra muy adecuada –y de hecho hay numerosos flashmob que la utilizan- es el Bolero de Ravel.

De la infinidad de videos disponibles, hemos seleccionado varios que pueden ser de interés por la propia música y, especialmente, por el montaje que nos permite disfrutar de las reacciones del público.

Ludwig van Beethoven (1770-1827): Sinfonía nº 9 en Re menor “Coral” (Extractos del 4º movimiento, “Oda a la alegría”) interpretados por la Orquestra Simfònica del Vallès y los coros Lieder Càmera, Belles Arts y Amics de l’Òpera el 19 de mayo de 2012 en una plaza de Sabadell  (Barcelona).

Carl Orff (1895-1982): Carmina Burana (Amor volat undique – O Fortuna) interpretados por solistas, coro y orquesta de la Volksoper de Viena en la Westbahnhof (estación del oeste de Viena) el 23 de abril de 2012. El texto de la cantata escénica de Orff (sobre poemas medievales) no se corresponde para nada con la situación. El fragmento “O fortuna” se ha elegido por su popularidad y espectacularidad, precedido de un fragmento de “Amor volat” para solista, con el fin de hacer un proceso de suma de efectivos.

Si alguna chica no tiene compañero, carece de todo placer; se mantiene, en la profundidad de la noche,
en la intimidad de su corazón, en vigilia; sería algo muy amargo.
 
CORO:
¡Oh, Fortuna,como la luna,de condición variable, siempre creces o decreces!
La detestable vida primero embota y después estimula, como juego, la agudeza de la mente.
La pobreza y el poder los disuelve como al hielo.

Giacomo Puccini (1858-1924): La Rondine (La Golondrina) (Acto II, dúo “Bevo al tuo fresco sorriso”)  interpretados por Seán Ruane (Ruggero, tenor), Kate Ladner (Magda, soprano) y el Opera Holland Park Chorus en un supermercado. En este último video una situación tan cotidiana como la caja de un supermercado (contexto alejado del escenario habitual de una ópera) es testigo de un dúo de amor entre “cliente y cajera”.

RUGGERO – ¡Brindo por tu sonrisa fresca, brindo por tu mirada profunda y por tu boca, que pronuncia mi nombre!
MAGDA – ¡Mi corazón está conquistado!
RUGGERO -Te he dado mi corazón, ¡oh tierno, dulce amor mío!¡Cuida celosamente mi regalo para que viva siempre en ti!
MAGDA -¡Es mi sueño que se hace realidad!… ¡Ah, si se cumpliera que este instante no muriese, que mi refugio fueran tus brazos y tu amor mi salvación, seria tan feliz que nada más querría de la vida!… ¡Oh, gozar la alegría infinita que sólo tus besos pueden darme!…
RUGGERO – ¡Calla, pequeña desconocida! ¡No, este instante no muere! ¡Te ha traído hacia mí el clamor de una fiesta de besos! ¡Y nada más pido a la vida que gozar de la alegría infinita que sólo tus besos pueden darme!
Anuncios

4 comentarios en “Un concierto sorpresa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s