Un poco de orden: Richard y Georges

CARMEN_unacosarara

LA ÓPERA EN LA PUBLICIDAD TELEVISIVA VI

Ir a LA ÓPERA EN LA PUBLICIDAD TELEVISIVA  II – III IV – V

ACTUALIZADO CON NUEVOS VÍDEOS Y RESTAURACIÓN DE ENLACES (02/01/2017) 

Dejando a Giuseppe Verdi en Milán, cruzamos los Alpes en sentido inverso al de Aníbal (y sin elefantes) para detenernos en dos maestros de la lírica europea: Richard Wagner y Georges Bizet. Un alemán odiado y admirado, genio musical y literario que gozó de enorme fama e influencia mundial. Un francés que apenas conoció el éxito en vida y que falleció al poco de fracasar estrepitosamente en el estreno de su obra maestra, “Carmen”. En fin, dos artistas muy diferentes que han merecido también la atención de los publicistas, aunque centrados casi unánimemente en sus “hits”: una cabalgata y una habanera…

  •  El nombre del autor y el título de la ópera enlazan con información sobre los mismos.
  • El título del aria o fragmento enlaza con el vídeo de una interpretación de la música original.
  • Este listado podrá ser completado con nuevas aportaciones. Si conoce más ejemplos, puede compartirlos mediante un comentario a esta entrada o con mensaje a una_cosa_rara@hotmail.com

RICHARD WAGNER 

El holandés errante (1843)

Obertura

La tormenta marina con la que el maestro de Leipzig da comienzo a su ópera sobre un buque fantasma presta aquí su agitación a un singular duelo. Así presentaba la Filarmónica de Dortmund su temporada 2013-2014.

Lohengrin (1850)

Coro nupcial

Una de esas pocas melodías que todo el mundo identifica tras escuchar las cuatro primeras notas, aunque pocos novios y novias sepan quién es Lohengrin o Enrique el Pajarero, ni falta que les hace, claro. La marcha nupcial de Wagner, como la de Mendelssohn, es un recurso fácil para ambientar cualquier boda publicitaria, incluso si los contrayentes son de plástico.

Tristán e Isolda (1865)

Dúo de amor de Tristán e Isolda: “O sink hernieder, Nacht der Liebe”

Con la atención que Wagner exige a su público con sus “melodías infinitas”, la suspensión armónica y un complejo catálogo de leitmotiv, solo falta que un par de maleducados interrumpan desde su palco el famoso dúo de amor de Tristán e Isolda en pleno clímax, como en esta publicidad setentera.

El anillo del nibelungo (1876)

Hay que reconocer a los responsables del siguiente comercial que han estado muy finos seleccionando “El anillo del Nibelungo” para que figure en la portada del libreto de un pobre señor que espera aburrirse un buen rato. “El anillo” es la tetralogía formada por cuatro óperas (dramas musicales para Richard) destinadas a ser interpretadas en sendas jornadas tal y como anualmente se hace en Festival de Bayreuth y compuestas por Wagner a lo largo de 26 años: “El oro del Rin“, “La valquiria“, “Sigfrido” y “El ocaso de los dioses“. La gracia del anuncio de Vodafone es que la ópera “se descarga” casi al instante gracias a la tecnología 4G… y eso que ¡la representación completa del ciclo dura unas 15 horas y media! “El señor Wagner tiene momentos buenos, pero horribles cuartos de hora”, dijo en 1867 Gioachino Rossini.

 

Pero de  entre todas esas horas y horas de sublime música, hay un fragmento que ha alcanzado una enorme popularidad: el inicio del acto tercero de “La valquiria”:

La valquiria (1870)

Cabalgata de las valquirias (inicio del III acto)

En la segunda de las jornadas de “El anillo”, encontramos a las valquirias, las doncellas guerreras nórdicas hijas del dios Wotan que llevan el alma de los muertos en batalla hasta el Walhalla. La belicosa música de su cabalgata hace que a Woody Allen le entren ganas de invadir Polonia (Misterioso Asesinato en Manhattan) y si -en vez de a las orondas semidiosas- acompaña a unos cuantos helicópteros (Apocalypse Now) se crea una de las grandes escenas de la historia del cine, que ya comentamos en una de las primeras entradas del blog. Así que en estos anuncios de televisión, la cabalgata de las valquirias aporta un clima guerrero que ni pintado, aporta carácter germánico y hasta te da alas.

GEORGES BIZET

Carmen (1875)

Una de esas faenas del arte: en su estreno Carmen fue un rotundo fracaso y tres meses después muere Bizet sin imaginar la acogida que tendría su creación; hoy es la ópera francesa más célebre y representada. Esta España exótica y decimonónica imaginada por Prosper Mérimée, era creída a pies juntillas por los ingleses o franceses que imaginaban una Península Ibérica superpoblada de bandoleros, toreros y gitanas bailando seguidillas, echando las cartas y seduciendo aquí y allá.

Aria de Escamillo con coro (Canción del “toreador”): “Votre toast, je peux vous le rendre

Alteramos la cronología de la ópera y, traemos aquí esta canción del segundo acto del torero granadino Escamillo, que cualquier día tiene un percance en la plaza por estar pendiente de unos ojos negros que no son los del toro.

Uno de esos comerciales que mezclan ópera y deporte, con un famoso jugador de fútbol americano  que hace sus pinitos en la lírica: Justin Tucker.

Aria de Carmen con coro (Habanera): “L’amour est un oiseau rebelle”

Y, ahora sí, aguardamos a la Carmencita a la salida de la fábrica de cigarros, para escuchar eso de que el amor es un pájaro  rebelde, todo ello con una música seductora que Bizet tomó prestada pensando que era folclore anónimo español y resultó ser de Iradier… El caso es que esta habanera con su irresistible bajada cromática es sin duda alguna una de las piezas operísticas más utilizadas en la publicidad. Allá va un ramillete de dispares versiones:

Terminamos la selección con este comercial dirigido por Spike Lee y protagonizado por Beyoncé en el que la magia de la publicidad nos traslada de Sevilla a Times Square.

 

CONTINUACIÓN 

Ir a ÍNDICE